Futuro proyecto para que Andorra tenga su propio aeropuerto

Futuro proyecto para que Andorra tenga su propio aeropuerto

El próximo 19 de junio la Cámara de Comercio de Andorra presentará en un acto público el informe relacionado con el estudio de viabilidad para construir un aeropuerto propio en territorio andorrano.

Actualmente, tanto para viajar a Andorra como para salir del Principado en avión, los aeropuertos más cercanos son los siguientes:

Los aeropuertos de mayor capacidad son los de Barcelona y Toulouse.

Una de las razones por las que el Principado no dispone de aeropuerto propio está relacionada con la altitud a la que se encuentra; los Pirineos hacen que las maniobras para los pilotos sean complicadas, aunque también hay que destacar su reducido espacio geográfico. Sin embargo, un informe realizado por una empresa francesa indica que es viable la construcción de un aeropuerto con capacidad para aterrizar aviones más grandes que el aeropuerto ubicado en Lleida. Estaría ubicado entre Bordes d’Envalira y Grau Roig, y la pista de aterrizaje sería más grande que el aeropuerto de La Seu d’Urgell (que lleva por nombre “Andorra – La Seu d’Urgell” y está a pocos kilómetros de Andorra).

No es la primera vez que la Cámara de Comercio Andorrana solicita un estudio de viabilidad para un aeropuerto (en los últimos 17 años se han encargado 6). Esto indica la importancia que le dan a este proyecto ya que lo consideran importante para que la economía de Andorra se diversifique y crezca. Además, la Cámara de Comercio jugará un papel importante ya que podría encargarse o formar parte  de su gestión.

Parte de los estudios de viabilidad incluyen el impacto medioambiental, arrojando resultados positivos. La obra podría dividirse en dos partes, donde la infraestructura básica inicial rondaría los 200 millones de euros.  Posteriormente, con una inversión similar a la inicial y cuando el volumen de actividad aumente después de unos años, se completarían las instalaciones del aeropuerto.

Es un proyecto que favorecerá  al desarrollo de la economía andorrana, permitiendo un acceso directo desde muchas partes del mundo. También repercutirá positivamente en los habitantes del Principado ya que podrán disfrutar de una infraestructura similar a la de otros países de Europa.