Los convenios contra la doble imposición son los tratados internacionales ratificados entre dos países que contienen, entre otros aspectos, un listado de medidas para evitar casos de doble imposición para los residentes, empresas y otros agentes económicos que ejercen su actividad en ambos países.

La necesidad de Andorra de contar con convenios fiscales de doble imposición

Dentro de un contexto internacional cada vez más fuerte en las relaciones económicas a nivel mundial, las diferentes administraciones fiscales están tratando de establecer medidas para evitar los casos de doble imposición de agentes que ejercen actividades a escala internacional.

Estas medidas pueden ser tomadas de un modo unilateral por un país. En este caso, serán aplicadas a las deducciones fiscales de situaciones de doble imposición. Sin embargo, ante la insuficiencia de estas últimas para resolver los problemas de doble tributación, estas medidas es posible que sean igualmente tomadas de manera bilateral. Los convenios contra la doble imposición forman parte de estas medidas bilaterales, las cuales pretenden aclarar y unificar las situaciones fiscales de contribuyentes que ejercen actividades económicas en países extranjeros.

El proceso: los convenios fiscales con Andorra hasta julio de 2015

Andorra está en camino de firmar convenios fiscales con diversos países de la Unión Europea, como Suiza y algunos países del Medio Oriente. Los convenciones fiscales para evitar la doble imposición ya han sido firmados y ratificados con las vecinas Francia y España. Andorra ha firmado un acuerdo con Luxemburgo, mientras que Liechtenstein podría ser el siguiente estado con quién establecer dicho acuerdo.

Los acuerdos firmados con Francia y España entrarán en vigor en enero de 2016.

Asimismo, negociaciones con Portugal, Bélgica, Austria y Malta ya están en curso y se debería empezar a explorar opciones con Alemania en 2016.

¿Por qué los convenios fiscales contra la doble imposición son importantes para Andorra?

Sin tratados ni convenios bilaterales para evitar la doble imposición, a los residentes, a las empresas y a los comercios estables les sería impuesta una tributación doble sobre una misma cifra de beneficios. Este fenómeno no sólo afecta a los residentes de un país que reciben beneficios procedentes de una determinada actividad y otros ingresos generados en otro país, sino también a las empresas que realizan transacciones con compañías extranjeras, además de todas las actividades económicas que tienen lugar entre diferentes países de manera de manera más genérica.

En otras palabras, cada país cuenta con sus propias reglas fiscales que debe respetar, así como el hecho de estar obligado de pagar un impuesto sobre los beneficios recibidos. Sin embargo, este hecho implica que, de acuerdo con los casos comentados anteriormente, que a los actores económicos les serán impuestos tributaciones en más de una ocasión, puesto que operan en más de un país. Es por esta razón que aparece de manera lógica el concepto de doble imposición.

Para evitar que las empresas y residentes que son activos económicamente en más de un país le sean impuestos gravámenes en dos ocasiones sobre una misma cifra de beneficios, los estados ratifican en ocasiones tratados o convenios fiscales para evitar este fenómeno de la doble imposición.

Ante la ausencia de tales acuerdos, resulta mucho más difícil para las empresas instalarse en Andorra y poder ejercer allí una actividad verdadera económica. Así, con la apertura de la liberación de la economía, resulta esencial para los inversores extranjeros que estos convenios sean firmados entre Andorra y su país.

Andorra estuvo considerada como un paraíso fiscal hasta en 2009, año en que la OCDE decidió retirar el principado de la lista negra de paraísos fiscales no cooperativos. Desde entonces, se ha iniciado en Andorra una serie de procesos de adaptación y armonización con las leyes internacionales fiscales de la OCDE.

Con la instauración de un impuesto sobre el valor añadido, de un impuesto sobre sociedades y de un impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), Andorra están en camino de terminar su adaptación a las normas de la OCDE así como su armonización con la Comunidad Europea en general y especialmente con sus vecinos Francia y España. Este proceso ha facilitado enormemente la firma de convenios contra la doble imposición en estos países.

Andorra, que otrora fuera un estado opaco considerado como un paraíso fiscal, ha logrado su transformación para convertirse en un país que respeta las normas fiscales armonizadas en el seno de la OCDE , si bien mantienen una tasa de impuestos y una presión fiscal menos elevadas que en los estados que la rodean.