¿Por qué el precio de la electricidad en Andorra es de los más bajos de Europa?

La Ministra de Medio Ambiente, Agricultura y Sostenibilidad de Andorra y presidenta de FEDA, Sílvia Calvó Armengol, explicó recientemente los motivos por los que la factura eléctrica en Andorra es más económica que en muchos países de Europa.

El 80% de la electricidad que se consume en Andorra es comprada a Francia y España. Entonces, ¿por qué el aumento de precios de la electricidad en los países vecinos no afecta la factura eléctrica andorrana? Esto se debe a que el Gobierno de Andorra y la empresa eléctrica de Andorra, FEDA, han hecho un gran esfuerzo de saneamiento en los últimos años para seguir ofreciendo precios y servicios competitivos en Andorra.

Por otro lado, el Gobierno y FEDA han mantenido el precio de la electricidad igual que en 2020, y la voluntad es que en 2022 se mantenga igual. Es un claro compromiso y esfuerzo para apoyar a las familias y empresas que, durante la crisis económica y social provocada por el COVID-19, han tenido esta ayuda por parte de las instituciones públicas andorranas.

Otro aspecto importante para entender por qué la factura eléctrica andorrana no se ve afectada por las subidas de precios de los países vecinos, es el acuerdo que tiene firmado con la compañía eléctrica francesa, EDF, desde 2019. En el se garantiza que una parte de la energía proveniente de Francia tiene un precio fijo que no está afectado por los cambios de precio del mercado. Luego, en el año 2020, se firmó un acuerdo similar con la eléctrica española ENDESA, garantizando también un precio fijo de compra en parte de la electricidad que viene desde España. Además, FEDA es capaz de producir electricidad durante las horas en que sus proveedores la tienen más cara, evitando comprar cuando el precio es más alto. De esta manera se reduce el impacto de la subida internacional en el país.

Por cierto, la mayor parte de la electricidad producida en Andorra es de origen hidroeléctrico, aunque también están las mini hidráulicas y las instalaciones fotovoltaicas, entre otras. Pues la intención de Andorra es seguir invirtiendo en la transición energética e incrementar la producción local hasta cubrir el 50% de la demanda local.

En cuanto a los precios de la electricidad en Andorra, están entre los más bajos de Europa. En 2020 era más barata que España en un 68% y un 43% más barata que Francia. Si la comparamos con la media europea, estuvo un 58% más barato.

A pesar de lo dicho anteriormente, FEDA aún tendrá que pagar más que antes por la electricidad comprada fuera. Esto implica una obvia reducción en los beneficios este año y probablemente el año que viene también. Sin embargo, gracias a las finanzas saneadas de la empresa eléctrica andorrana, el compromiso de FEDA con los usuarios no se verá afectado por la subida de la electricidad en Europa. Además, la transición hacia un modelo energético más sostenible permitirá a Andorra seguir manteniendo la calidad y competitividad a la que los andorranos están acostumbrados.