Teletrabajo desde Andorra – Residencia fiscal


Cada vez es más frecuente que los profesionales trabajen desde casa. Sobre todo, en estos últimos meses de confinamiento, muchos profesionales se han dado cuenta que el teletrabajo no solamente iguala pero puede superar la productividad. El ahorro de costes en oficinas, desplazamiento y tiempo es muy importante incrementando el rendimiento económico. Muchas profesiones no requieren de su presencia física en el lugar donde se solicitan sus servicios, lo cual repercute positivamente en las empresas que contratan servicios externos y en los profesionales que los ofrecen manteniendo su casa como centro de actividad. De hecho, hay profesionales que exclusivamente ofrecen sus servicios externamente como los que están relacionados con el marketing digital, consultoría empresarial, creación de contenidos, influencers, YouTubers, traders, etc. Dada esta situación, estos profesionales quieren optimizar al máximo su estructura administrativa y de coste para que su trabajo a distancia rinda lo máximo posible. Es aquí donde la opción de trasladarse a otra jurisdicción con imposición más baja puede suponer un ahorro importante. Y es cierto que tomar esta decisión por las ventajas fiscales es importante, pero por qué no ir un paso más allá. También es necesario que el nuevo país sea un lugar agradable para vivir, que tenga infraestructuras tecnológicas y de comunicación de buena calidad. Entonces, Andorra es la opción inteligente.

Residir en Andorra tiene unas ventajas muy importantes:

  1. El Principado cuenta con cobertura de fibra óptica de alta velocidad en todos los rincones del país
  2. Dispone de un sistema sanitario de alta calidad
  3. La tasa de criminalidad es de las más bajas de Europa
  4. Entorno natural impresionante y una calidad de vida alta
  5. Fiscalidad baja tanto para personas físicas como empresas

Con las ventajas que ofrece Andorra, aparte de la proximidad de España y Francia, es obvio considerarlo como base permanente para la actividad profesional y lugar de residencia. A nivel de fiscalidad hay unos criterios y reglas para seguir.

Diferentes puntos se aplican para determinar una residencia fiscal en Andorra. Los tres factores más importantes son:

  1. Vivir en Andorra por más de 183 días al año. Una persona se considera un residente fiscal del Estado en el que tiene un hogar permanente a su disposición
  2. El centro de interés económico se encuentre en Andorra
  3. La familia vive en el país (pareja legal e hijos menores). El llamado centro de interés vivencial o núcleo familiar

La residencia, como vemos, debe ser real y efectiva. Muchos autónomos y freelance que vienen a establecer su residencia fiscal en Andorra cumplen con estos criterios ya que trabajan muchas horas desde su hogar y tienen máxima flexibilidad parar trabajar desde cualquier sitio del mundo. Existen otras reglas para la prestación de servicios a distancia que recomendamos analizar con uno de nuestros especialistas fiscales en Andorra. Las reglas pueden cambiar según el país de origen y los convenios de doble imposición. La situación del COVID19 y sus consecuencias dejan evidencia que el mundo laboral y profesional está en una revolución con respecto a la manera de trabajar. El teletrabajo ha llegado para quedarse y el incremento de consultores profesionales independientes que trabajan a nivel internacional deja evidencia de una tendencia.

Un consultor que gana más de 100.000 EUR al año podría optimizar su IRPF en más de 30% sobre la base de tributación a nivel de IRPF. El coste de seguridad social es similar o hasta un 20% más alto en Andorra. Un autónomo típicamente paga una cuota mínima de 465 EUR al mes (2020) mientras en España un autónomo societario debería pagar sobre los 350 EUR al mes.

La cobertura sanitaria es obligatoria para los residentes, aunque tienen la opción a tener un seguro privado. La calidad de los centros hospitalarios del Principado son de los más altos de Europa. Está gestionado por la CASS, Caja de Seguridad Social Andorrana (Caixa Andorrana de Seguretat Social). El sistema es de copago, lo que significa que el paciente que acuda a visitas o consultas, la CASS cubre como mínimo el 75% y en caso de hospitalización la cobertura es del 90%. Los gastos relacionados con accidentes laborales, enfermedades profesionales y partos están cubiertos al 100%.

Considerando todo lo explicado anteriormente, trasladar su residencia activa a Andorra es una opción interesante, inteligente y positiva desde muchos aspectos. Vale la pena consultar con expertos en residencia fiscal en Andorra para ayudarle a tomar esta decisión.