COVID19 Residencia en Andorra como refugio para profesionales de la economía digital

COVID-19 ha cambiado la vida de muchos. Es obvio que, en los próximos meses de otoño e invierno, muchos se pregunten qué tan intensa será una posible segunda ola o terminará la ola en curso, y si se implementará una vez más el confinamiento y con qué restricciones. Andorra no es una excepción. Este pequeño país rodeado de montañas con puntos de acceso limitados puede implementar controles al 99% de la afluencia de visitantes externos y, por lo tanto, limitar sustancialmente la propagación del COVID-19 o cualquier otra amenaza externa para sus ciudadanos. Sin embargo, la economía andorrana se basa obviamente en los cruces fronterizos dependiente del turismo, especialmente de sus países vecinos. Las autoridades deberán equilibrar cuidadosamente los beneficios de una demanda turística y comercial ya reducida con el riesgo de la propagación del virus dentro del Principado. Es probable que una segunda política de restricciones afecte menos la movilidad de profesionales y residentes de Andorra y, por lo tanto, tenga un impacto limitado en la economía local. Sin embargo, con la probabilidad que sectores como el comercio minorista, el turismo y la hostelería sigan viéndose gravemente afectados.

La desigualdad en la forma en que COVID-19 ha afectado a la comunidad empresarial y laboral mundial es visible entre la fuerza laboral de gran parte del sur de Europa y en todo el mundo. La caída de puestos de trabajo relacionados con el turismo, la hostelería y los servicios B2C contrasta con el auge de consultores independientes que trabajan como autónomos en el sector de la informática y las nuevas tecnologías o cualquier otra profesión con posibilidad de ser desarrollada de forma digital en general. Con el crecimiento que estamos experimentando en el comercio electrónico y los servicios relacionados con las tecnologías de la información, queda claro qué sectores se están beneficiando de las tendencias actuales. Andorra se está posicionando con esta tendencia como base potencial y lugar de residencia de una mano de obra cualificada, independiente y flexible.

Trabajar desde casa se está convirtiendo cada vez más en la norma para muchos profesionales de estos sectores. Son flexibles y pueden ser nómadas digitales cuando se trata de elegir su base de operaciones. La calidad de vida y la fiscalidad son factores importantes. El sistema sanitario, el nivel de criminalidad y la seguridad en general, así como los factores relacionados con la calidad de vida, deben considerarse para una posible residencia. La residencia fiscal en Andorra ha ganado popularidad durante estos meses de confinamiento y pandemia. Nuestra investigación y los datos internos muestran que la demanda para establecer una residencia en Andorra ha aumentado principalmente entre los consultores y los profesionales que trabajan de forma digital. El teletrabajo en Andorra ha llegado para quedarse, al menos parcialmente. Incluso los nómadas digitales se encuentran limitados debido a las restricciones de viaje y el problema de los sistemas nacionales de salud en ciertos países, como Asia y el Caribe.

Andorra ofrece uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo. El coste de la cobertura de seguridad social y atención médica es muy competitivo, así como los gastos de vivienda, alimentos y servicios públicos. En el peor de los casos de una pandemia durante meses o un año, Andorra puede ser un refugio seguro para aquellos que pueden prestar sus servicios a distancia trabajando desde casa o con viajes limitados.

Con un impuesto sobre la renta con un tipo impositivo efectivo del 10%  sobre el salario / ganancias, Andorra ofrece múltiples ventajas para quienes se convierten en residentes fiscales. El impuesto sobre sociedades al 10% y los dividendos exentos de impuestos, así como la ausencia del impuesto sobre el patrimonio, hacen que Andorra se convierta en un destino muy atractivo para las personas con ingresos medios y altos.

No nos atrevemos a predecir el resultado de la pandemia, pero está claro que en los próximos años las empresas reducirán los presupuestos de viaje, la oficina en casa o el trabajo a distancia se mantendrá al menos parcialmente, y la carga fiscal entre los países de la OCDE se incrementará. Andorra no es inmune a la caída de su sector turístico y también se verá presionada para reducir su déficit fiscal. Sin embargo, es consciente de que su régimen fiscal es uno de los principales atractivos para la inversión extranjera, de la que dependerá aún más en una situación post-COVID.