A pesar de ser una de las jurisdicciones fiscales más competitivas del mundo, Andorra no tiene un sistema de compañías offshore como tal. La definición más común de una empresa offshore es una corporación u otro tipo de entidad legal que se crea en un país offshore con ventajas fiscales sustanciales o en un llamado «paraíso fiscal». Otros términos utilizados son una corporación fantasma o una Compañía Internacional de Negocios (IBC – siglas en inglés). Sin embargo, muchos se referirían a una compañía offshore como una entidad no sujeta a impuestos en su jurisdicción de origen, muy flexible en términos de regulaciones corporativas y, por lo general, una entidad sin ninguna sustancia alguna, no mucho más que un buzón de correos o una entidad registrada en un bufete de abogados. o una gestoría contable. Muchas compañías offshore en los llamados paraísos fiscales operan con un director fiduciario, emiten acciones al portador y no tienen requisitos contables de ningún tipo.

Las entidades andorranas ciertamente no se ajustan a la descripción del régimen típico de la empresa offshore. Los impuestos corporativos en Andorra son muy bajos, pero debe tener una oficina registrada y cumplir con los requisitos mínimos de sustancia. Además, no puede utilizar un director fiduciario (director nominado) como tal y las acciones deben estar registradas para cada accionista. Finalmente, las leyes contables en Andorra requieren que tenga una contabilidad estándar con mantenimiento de cuentas anuales y declaraciones de impuestos.

La creación de una empresa en Andorra es un proceso que requiere una transparencia absoluta de los accionistas en términos de proporcionar una identificación notariada y un certificado de antecedentes penales / policiales para cada accionista con más del 10% de participación. Además, la creación oficial de la empresa se realiza ante un notario público en Andorra y requiere que los accionistas estén presentes en el momento de la creación.

Las acciones de la empresa se registran a nombre del accionista y el director tiene un cierto grado de responsabilidad legal por sus acciones, lo que hace que sea difícil o casi imposible designar directores nominados.

Queda muy claro que una empresa offshore en Andorra como tal no existe, sin embargo, esto es solo para el beneficio y la seguridad legal de Andorra como país y su marco fiscal. Andorra ha firmado convenios de doble imposición (CDI) con varias jurisdicciones europeas y se está posicionando como una jurisdicción de bajos impuestos siguiendo los requisitos de sustancias según los estándares BEPS y OCDE.

Si su proyecto implica un negocio de comercio activo con clientes y proveedores en jurisdicciones de altos impuestos como la Unión Europea, entonces una entidad offshore en algún paraíso fiscal remoto probablemente no cumpla con los requisitos de sustancia de la OCDE. Además, con respecto al intercambio automático de información que se implementaron entre 2016 y 2018, desaconsejamos encarecidamente dichas prácticas. En última instancia, desea instalarse en un país que cumpla con los requisitos internacionales en términos de transparencia, BEPS y, por supuesto, con suficiente seguridad legal para proteger su inversión.

Andorra puede ofrecerle esas ventajas y requisitos de sustancia como el espacio de oficina e incluso los recursos humanos calificados. Estos son accesibles y extremadamente competitivos en comparación con otras jurisdicciones.

Para más información sobre los requisitos de sustancia, por favor haga clic aquí.

Para descubrir las ventajas fiscales que Andorra ofrece, por favor haga clic aquí.